Loading...
Inicio 2018-10-30T12:12:51+00:00

Cuando se habla del dominio de un sitio de internet, relacionado con negocios para emprender, hay que resaltar el papel que cumple este elemento a la hora de potenciar la evolución de una empresa.  Sabemos que toda empresa que aspira a desarrollarse en aras de lograr metas cada vez mas altas, requiere de interactuar permanentemente en internet, por tanto para que un sitio de internet logre consolidar a una empresa, requiere que su dominio hable por ella, que la represente y facilite la llegada de nuevos y potenciales clientes.

Desde esta perspectiva la selección del dominio no es cualquier proceso, requiere también de trabajo y como es un proceso de elección, este esta sujeto a condiciones objetivas. Pero cuando, logramos el propósito de elegir un dominio que realmente represente la empresa, debemos registrarlo, porque este registro determina su nivel de exclusividad, le imprime esa impronta de único, y cierra la posibilidad de que otras personas o empresas lo utilicen.

Qué debemos saber sobre el registro de un dominio

Básicamente, todo lo concerniente al proceso de registro de cualquier dominio esta regulado por dos organizaciones, IANA e ICANN. Adicionalmente a esta función, estos dos organismos realizan toda la gestión concerniente a la administración de protocolos de internet, servidores de DNS, direcciones IP etc. A su vez, cada uno de estos organismos delega en otros mucho mas específicos, el registro de dominios,

tomando como base el tipo de dominio al que aspira cualquier persona natural o jurídica. En los casos de los dominios geográficos, la estructura que estamos planteando puede llegar a ser mucho mas compleja, ya que las dos organizaciones matriz, delegan en organizaciones sin animo de lucro de carácter local, y son estas las que se encargaran de determinar quienes pueden llegar a ser los agentes encargados del registro de los dominios.

Qué pautas debemos seguir para registrar un dominio?

Ya hemos hablado de la parte operativa, es decir todo lo concerniente al proceso de elección de un dominio, sin embargo, antes de comenzar el proceso de registro existen varias actividades que hay que realizar protocolariamente.

1. Lo primero que se debe realizar es determinar si se va a contratar los servicios de un proveedor de hosting, o si va a ser un proceso autónomo. En este ultimo caso es esencial de que este proceso sea realizado por alguien que posea la información necesaria para optimizar el dominio, ya que por el contrario, se corre el riesgo de realizar una tarea que en el futuro sea fallida.

2. En caso de que se disponga a contratar los servicios del proveedor de hosting, siempre se recomienda tener en cuenta criterios de calidad en el servicio, y no dejarse llevar por el espejismo que puede ser el tema de las tarifas.

3. El tercer elemento que debe tenerse en cuenta es la verificación de la disponibilidad del dominio, ya que esto nos permite reajustar lo que sea necesario y nos evita continuar un proceso que será rechazado en algún momento.

4. Una vez superada la verificación de la disponibilidad, debemos indicar el numero de años para la vigencia del registro.  En general, de este tipo de información se puede establecer el pago a efectuar por el registro del dominio, de hecho, en muchas ocasiones, suele haber descuentos cuando se hace un registro por un mayor tiempo.

5. Se incluyen los datos de quien debe aparecer como titular del registro.

6. Se realiza el pago correspondiente, de acuerdo a las condiciones establecidas como son el tiempo de vigencia mas las tarifas regulares establecidas por el agente registrador.

7. El proceso de finalización de la activación del dominio requiere que el dominio pueda ser traducido a las IP de los navegadores web.

Finalmente, hay que aclarar que cada dominio tiene un ciclo de vida, y este esta determinado por el estado en que se encuentra, por ejemplo, podemos encontrar dominios disponibles, dominios registrados, dominios activos, dominios en períodos de gracia, dominios en período de castigo y dominios en proceso de eliminación. Cada uno de estos estados determinan no solo el momento de un dominio, sino su tiempo de permanencia dentro de la red. Es muy importante que se antes de iniciar el proceso de registro, se tenga en claro que significa cada uno de estos estados y como puede afectar a un dominio.